TEXTOS Y
ENSAYOS

Hablar. La memoria del mundo

---
por Horacio González

Las experiencias de Fernando Rubio pertenecen a un viejo deseo del arte: llegar a las fuentes primeras de los signos que componen la expresión de los rostros y las frases. Suele considerarse que podría haber una unidad primitiva entre la expresión facial y los relieves particulares del habla. Pero esto no es sino una utopía, que a pesar de su gran significación, desafía a quienes pretendan comprobarla con los medios que sean. Detrás de esa utopía está Rubio. Los rostros que vemos en sus trabajos son parte de la serie infinita de expresiones que modelan la inagotable marca de lo humano allí donde más se evidencia. En el rostro, que resiste los parecidos y las abstracciones, lo que expli-ca que tantos y tantos se pregunten por el misterio de las semejanzas (que las grandes tradiciones del circo siempre buscan) y lo que también nos conduce a una de las rutas limítrofes de la filosofía contemporánea, que considera que el rostro es el último refugio de la trascendencia, de lo sagrado.

Fernando Rubio juega con estas imposibilidades a través del arte fotográfico y de un despliegue que persigue los rastros anónimos que dejan en las ciudades los incesantes desfiles faciales. Quien tiene un rostro, tiene una profesión, tiene una frase, tiene un deseo. Esta secuen-cia incomprobable –si la expusiéramos como parte de un orden causal- es la premisa con la que se construyen los ejercicios que aquí se presentan. Una ligera angustia recorre estos trabajos, pues sobre la base del desafío enigmático que opone cada vida para ser comprendida, las fotos y las preguntas directas y candorosas, reconcilian con aquella búsqueda que mencionábamos al principio. Si es posible llegar a la unidad de los rostros y las pasiones, de los rostros y las palabras, en esa remota unidad a ser pensada y elaborada, se halla este teatro de la intimidad. Es bueno ponerle el nombre de teatro pues así se alerta sobre el trasfondo dramatúrgico que hay en la ansiedad por encontrar un texto en los rostros y un rostro en las frases.

Horacio González

Sociólogo y ensayista. Profesor titular de Pensamiento Contemporáneo de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA.